Defensa y Justicia le propina una dura derrota a Independiente en Avellaneda

Independiente pagó muy caro sus errores defensivos y el Halcón lo derrotó con goles de Nicolás Fernández y Solari. Los de Stillitano llevan tres partidos sin ganar y hubo algunos silbidos.

No hay forma, no existe ninguna posibilidad, no hay manera de que a un equipo que cometa los errores defensivos que tuvo Independiente ante Defensa le vaya bien. El conjunto de Leandro Stillitano pagó un precio muy alto por la enorme cantidad de equivocaciones individuales y fallas estructurales que mostró en el fondo. Como consecuencia sufrió una dura e inevitable derrota ante el Halcón en Avelllaneda. Y lleva tres partidos sin ganar por la Liga, con dos derrotas de local.

El técnico del Rojo había realizado seis cambios para este partido en relación a los 11 que venían de empatar sin goles con Vélez. Apenas una de esas variantes fue obligada: el ingreso de Damián Pérez por Edgar Elizalde, quien se rompió los meniscos de la rodilla izquierda. Las otras cinco modificaciones fueron por motivos tácticos. El entrenador explicó que la idea era cambiar para tener más volumen de juego y generar más situaciones de gol, pero el equipo quedó descompensado y la defensa fue una comparsa de carnaval.

En los primeros minutos, Independiente salió a ejercer presión en campo contrario con decisión y enjundia. El equipo de Avellaneda achicó líneas hacia adelante para tratar de asfixiar al rival. Así, con los volantes parados bien arriba, ganó los rebotes y se impuso en las pelotas divididas. Defensa tuvo un planteo que sorprendió a Leandro Stillitano, quien en la previa había dicho que esperaba un partido abierto, con un rival parado más adelante y dejando espacios. El Halcón, en cambio, no se desesperó por tener la pelota y fue paciente: esperó agazapado para salir disparado cada vez que se le presentó la posibilidad de contragolpear. De esa forma desnudó la fragilidad defensiva del Rojo, al que muchas veces lo agarraron mal parado y cometió errores garrafales en la marca.

El equipo visitante aprovechó esas fisuras y pegó en los momentos justos. Cuando peor la pasaba, Nicolás Fernández abrió la cuenta al capitalizar una contra que Barbona supo conducir muy bien luego de una insólita pérdida de Kevin López. Independiente se recuperó y continuó administrando la pelota, pero le faltó profundidad y eficacia. En ese momento, Solari aprovechó una jugada en la que Damián Pérez y el juvenil Salle cometieron bloopers y selló el segundo para silenciar a toda la cancha.

En el complemento, el Rojo generó ocasiones, pero no tuvo contundencia y atrás siguió mostrando grietas. Para los de Stilitano, la derrota fue un golpe duro.

Fuente: Sur a Diario – Noticias de la Zona Sur / Deportes: Futbol / Club Independiente / Club Defensa y Justicia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *