Apareció la beba que había sido robada de un hospital en Lomas de Zamora

La tenía la mujer que se vio en un video que la retiraba del Hospital Alende. La Policía encontró a ambas en la estación de colectivos de Lavallol.

Luego de una búsqueda frenética, en la tarde de este miércoles apareció la beba de un día de vida que había sido robada por una presunta falsa enfermera del hospital Alende de Ingeniero Budge, en Lomas de Zamora. Los investigadores ahora analizan cómo fue que la recién nacida pudo salir del lugar con una desconocida.

La beba fue hallada en la terminal de colectivos de Lavallol por la Policía Bonaerense, según fuentes judiciales. Apenas la encontraron se le comunicó a la familia de la beba. Antes de las 16.30, ya había sido devuelta a sus padres y le estaban haciendo estudios de rutina.

Según habían denunciado los familiares, una mujer vestida como enfermera ingresó este miércoles a las 9.30 a la habitación 107 donde se encontraba la madre con su beba, y pidió llevársela para hacerle un estudio. Este martes la beba había nacido en ese hospital sin problemas.

Al pasar el tiempo y ver que la supuesta enfermera no volvía, Nicole Sandoval, la mamá de la bebé, comenzó a preguntar por su hija. Ante la desesperación de la familia, desde el hospital les confirmaron minutos después que la pequeña había sido robada.

«La llevó al baño, la cambió y así como si nada se la llevó», denunció David, el padre de la nena, quien sostuvo que la falsa enfermera «tenía todo estudiado».

Según fuentes de la investigación, la beba estaba con la misma mujer que se la había llevado del hospital, y se encontraba en la estación de colectivos de Lavallol por subirse a un colectivo con destino a San Clemente del Tuyú. En esa ciudad, la detenida vive.

Fueron prácticamente siete horas de angustia para la familia. «Todavía no la conozco pero ahora voy a poder abrazarla», dijo una de las abuelas sobre su nieta tras conocerse la noticia de la aparición. Y agregó: «Queremos justicia, esto fue una entrega».

La abuela paterna consideró que hubo «complicidad» por parte del centro de salud ante la falta de controles, y reveló que la madre de la beba sigue internada, con apoyo psicológico.

La mujer que se llevó a la beba se llama Erika Silvana Castaño (27), es de tez trigueña, 1,55 metro de estatura y cabello con trencitas. En el video se ve que llevaba puestas unas calzas violetas y negras y un ambo. Antes de salir del hospital se sacó el ambo y se cambió de ropa.

Cerca del mediodía, un grupo de personas allegadas a la familia de la beba recién nacida se concentró en las puertas del hospital, en Claudio de Alas al 2500, en reclamo de su aparición.

Allí, increparon a la Policía para que «organicen una cuadrilla con perros y salgan a buscar». «¿Por qué dejaron salir a las enfermeras de ese turno como si nada?», cuestionaron.

«¡Ustedes tienen que salir a buscar!», les gritaban familiares de Nicole a los efectivos, que bloqueaban el ingreso al centro de salud para evitar incidentes en el interior. El reclamo de los manifestantes era hablar con sus autoridades. Denunciaron que no dejaron pasar a la abuela de la beba, ni siquiera en el horario de visita.

La beba es la segunda hija de Nicole, que tiene un nene de cinco años. La mujer iba a tener el parto en el hospital Penna de Capital Federal, pero por los dolores se subió a un remís en su casa y fue al Alende.

Casi tuvo a la beba en el auto, pero llegó al centro de salud y la asistieron, en un parto que no tuvo complicaciones. La beba nació con 3,1 kilos. Hasta allí iba todo bien. Hasta que comenzó la pesadilla.

Una vez que la beba apareció, Daniel, su tío, le dijo a Clarín: «La foto de la beba se difundieron en redes sociales y una empleada de una estación de servicio la reconoció. Decía que la mujer con la que estaba aparentemente no era la mamá porque estaba muy nerviosa. Le había comprado una leche materna y estaba esperando un micro para irse afuera».

«Estoy feliz porque ella ya está con nosotros», dijo Camila, la tía de la beba y hermana de la madre. Ariana, otra hermana, agregó: «Para mí fueron cómplices los del hospital. No se la pudieron llevar así como así. Se llevó hasta la libreta y salió por la puerta principal».

Clarín intentó buscar una respuesta de las autoridades del hospital, pero toda la tarde la entrada estuvo custodiada sin posibilidad de ingresar. Y nadie salió a dar explicaciones. Tampoco lo hicieron desde el municipio de Lomas de Zamora, antes los pedidos de este medio.

Cómo sigue la causa judicial

La UFIJ N° 4 de Lomas de Zamora lleva adelante la investigación. Este jueves, Castaño será indagada si acepta declarar, ya cuenta con un defensor oficial. Será acusada por sustracción de menores. La pena en expectativa es de 5 a 15 años de prisión, es decir, no excarcelable.

El robo de la beba llevó a que la Policía bonaerense la buscara intensamente en las terminales de colectivo. Por eso, los agentes paraban a las mujeres con bebés para pedirles el DNI, cuando se lo solicitaron a Castaño dijo que no contaba con el DNI de la beba. Esto levantó sospechas.

«Cuando los policías le preguntan cuándo había nacido la beba, ella dijo que el 30 de noviembre. También les explicó que había venido desde San Clemente del Tuyú a hacer compras y que se había olvidado el DNI de la menor», explicaron fuentes judiciales.

Sin embargo, la mujer no aguantó la mentira y se terminó quebrando rápidamente. «Al final, termina reconociendo que tuvo un bebé que murió hace poco y su pareja la culpa a ella por la muerte», confirmaron las mismas fuentes.

Según la detenida, la muerte del bebé generó violencia en su hogar por parte de su marido. Castaño se fue de la ciudad de la Costa atlántica «porque necesitaba tener un bebé para completar la familia».

La fiscalía no descarta que pueda ser verdad lo que dijo la mujer, aunque la otra hipótesis es que haya robado a la beba para luego venderla. Como no fue una declaración indagatoria, la Justicia aguarda que Castaño confirme o niegue sus dichos este jueves.

Hubo varios indicios que permitieron determinar que esa beba era la buscada. No solo no contar con el DNI de la menor, sino también sus propias zapatillas la delataron. «Cuando recorre el hospital la paró una persona de seguridad porque no la conocía. Ella le dice que había empezado a trabajar este miércoles y le pide que se baje el barbijo», agregan los investigadores.

Castaño se sacó el barbijo y dejó a la vista su piercing de la nariz. Al ser detenida, la Policía le tomó una foto y el hombre de seguridad que trabaja en el hospital confirmó que era la misma persona que vio dando vueltas por el centro de salud.

Otro dato que confirma que la mujer del video (que esconde a la beba) y la detenida es la misma persona son las zapatillas que usaba. «Eran blancas y con punta negra», sostienen las fuentes del caso.

La beba y Castaño fueron trasladadas al Hospital Municipal Santamarina, en Monte Grande, donde los médicos confirmaron que la recién nacida tenía menos de 48 horas de vida y no 15 días como decía la mujer.

Además, el pie de la beba seguía con la tinta que se le pone a los recién nacidos. A su vez, Castaño llevaba una mamadera. La beba volvió con sus papás, mientras que la previsión era que la detenida pasara la noche en la Comisaria 1ra. de Lomas de Zamora, dado que tiene cupo femenino.

Fuente: Sur a Diario – Noticias de la Zona Sur / Municipio: Lomas de Zamora

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *